Habría que estimular la lectura desde pequeños, pero no obligar a leer

Fernando Vilches consigue convertir el estudio del español en un divertido viaje por nuestro idioma cuidando los dos aspectos fundamentales del lenguaje: la forma y el fondo. Lleva cuarenta años dedicado a corregir a los «prevaricadores del buen lenguaje» a través de la docencia -tanto escolar como universitaria- y ahora, ha lanzado el libro La divertida aventura de las palabras con Arzalia Ediciones. Lee la reseña de El Economista aquí: Habría que estimular la lectura desde pequeños, pero no obligar a leer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *